La apasionante tarea de buscar respuestas en el laberinto de la automatización y de cómo adaptarse a lo que está por llegar para no quedarse fuera de juego.

El 1 de junio se llevará a cabo en el Convention Center Los Ángeles, California, la conferencia de Rafael Tamames, socio fundador de Findasense, en el marco de la 3ª EDICIÓN WINA, World Independent International Awards. Antes de la ceremonia de premiación, el auditorio mayor del centro de convenciones de LA y ante una audiencia compuesta por los principales referentes del mundo de las agencias independientes, un jurado de primer nivel, prensa y colegas publicitarios, Rafael Tamames dará una charla, basada en su libro ¿Qué Robot se ha llevado mi queso? La apasionante tarea de buscar respuestas en el laberinto de la automatización y de cómo adaptarse a lo que está por llegar para no quedarse fuera de juego.

Dice Rafael Tamames “La pregunta por tanto sería: ¿realmente son los robots los que roban «nuestro queso»? Las nuevas tecnologías no tienen por qué ser el enemigo. La alianza entre hombre y máquina es la mejor apuesta. Debemos andar a través del laberinto de una «nueva inteligencia humana» que nace fruto de los sorprendentes avances tecnológicos que estamos experimentando”.

El desarrollo de la charla hace eje en cómo la tecnología está transformando la sociedad a un ritmo vertiginoso en todos sus aspectos. La manera en la que nos comunicamos, la forma en que adquirimos productos, cómo realizamos gestiones o simplemente la limpieza de nuestro hogar ha cambiado por completo debido a la digitalización y la robotización. Esta situación no es fácil de controlar pero no podemos quedarnos atrás. Debemos, por tanto, adaptarnos. La historia ha demostrado que la tecnología no elimina puestos de trabajo pues, aunque algunas profesiones se vuelven obsoletas, aparecen otras nuevas. Ajustarse a esta nueva situación requiere adquirir otras capacidades que hasta ahora no eran necesarias. Desaprender mucho de lo aprendido y amoldarnos a la nueva realidad. Y para ello, es fundamental la conectividad, no sólo entendida como la conexión entre las personas o entre las máquinas sino también como la capacidad de interacción entre ambas.