Dermaglós Solar, marca líder en protección y cuidado de la piel, estuvo en el Cerro Chapelco donde más de 300 personas participaron de la Cámara UV Dermaglós donde, a través de su lente con filtro, pudieron visualizar el efecto del sol en la piel y cómo la cuida el protector solar.

La visión del rostro a través de las cámaras UV permitió por un lado, descubrir los efectos del sol en la piel y, por el otro, resultó una forma sencilla y contundente para concientizar sobre la necesidad de usar correctamente el protector solar.

“Para evitar los rayos dañinos del sol, es importante tomar en cuenta tres medidas básicas de protección: usar protector solar con un FPS (factor de protección solar) 30 o más, evitar exponerse entre las 11 y las 16 horas; resguardarse con ropa y sombra. Hay que tener en cuenta que el agua, la nieve y la arena reflejan los rayos y aumentan su acción dañina”, sostiene Mónica Maiolino, médica dermatóloga asesora de Dermaglós. Para quienes estén en la nieve, la protección debe ser aún mayor, ya que la nieve funciona como “espejo”, reflejando los rayos UV en un 85% y quemando o irritando la piel de una forma mucho más acelerada que la que lo hace en el verano. Además, la altura aumenta los niveles de exposición de rayos UV.

Sumado a la Cámara UV Dermaglós que estuvo disponible en el Cerro, la marca instaló dispensers con protector solar Dermaglós para los esquiadores a lo largo de las distintas pistas del centro de esquí. “Es clave reponer el protector solar cada 2 horas, sobre todo en el rostro cuando se está esquiando prestando especial atención a las orejas y cuello”, agrega Maiolino.

Por último, Dermaglós recomienda, para tomar lo bueno del sol, mantener la piel hidratada con cremas y geles post solares e hidratantes, y beber líquido de manera constante para evitar la deshidratación.