Comunicación integrada

Por Marcela Rossi, Gerente de Marketing Banghó

La marca es una sola, sin importar el medio en el cual se comunique, por lo que es importante que todos los puntos de contacto con el usuario reflejen la misma esencia. La sinergia de la comunicación online + offline es clave para una personalidad de marca reconocible.
Por eso, desde Banghó desarrollamos un Brand Book, donde plasmamos nuestro ADN y se define nuestra identidad y desde allí, partimos para consolidar la naturaleza de la marca.
Las campañas de publicidad masiva sientan la base estética de la comunicación del año. El equipo creativo aplica el tono adecuado, adaptando el mensaje a cada medio, con equilibrio y coherencia, para interpelar al público objetivo de la manera correcta: transmitiendo confianza, no agobiando y generando lazos sostenibles.
Una comunicación 360° puede lograrse únicamente de esta manera.
El online es fundamental en esta ecuación. La comunicación, que antes era unidireccional y con una estricta intención de transmitir un mensaje, se convirtió en participativa. La marca cuenta con sus propios medios y comunidades que debe nutrir, invitando al usuario a ser parte de la construcción del contenido.
En ese contexto, desde Banghó nos orientamos a una estrategia diferenciada para cada tipo de red social teniendo en cuenta sus características, el perfil de su público y el uso que le dan los usuarios. De esta forma, efectivizamos los esfuerzos segmentando los mensajes y generando la mayor interacción posible.
Desarrollamos un manual de personalidad online, que se desprende directamente del Brand book, en el cual fijamos una normativa para la construcción de contenidos, con lineamientos puntuales sobre tono y lenguaje. Todo contenido, comentario o respuesta debe cumplir con los lineamientos establecidos para la consistencia en el estilo de nuestras publicaciones.
Pero esto no se sostiene solo. Para que el público confíe, le dedique su interés e interactúe, la marca debe estar en su radar más allá de las redes sociales: la publicidad “tradicional” -ya sea online, en televisión, vía pública o en el punto de venta – así como la las relaciones públicas, deben convivir de manera amigable.