Más que la noche, hasta la mañana. Topline 7 es un chicle con sabor rápido y duradero. Nos da confianza para encarar el primer chape hasta ese primer beso de cuando nos volvemos a levantar.

“Con la nueva fórmula de los Seven, ahora la frescura dura mucho más, y nos pareció que una buena manera de contarlo es hablando de esos besos de los que casi no se habla: los mañaneros. Esos primeros besos de cuando nos levantamos, después de un levante. Porque cuando alguien te gusta mucho, es más que un beso, un rato a la noche”, comentaron en Young.

Los besos fueron y son territorio de la marca, y sobre todo, los primeros besos. Y bueno, el de la mañana también lo es. En definitiva, con el que todo vuelve a empezar.

Ojalá les guste.
Un beso.